A pesar de la prohibición, todavía hay personas que no solo arriesgan su vida de manera irresponsable, sino la de su familia, y la de todos, gracias al personal de serenazgo por velar por nuestra seguridad.